El Google Pixel nace muerto, Android lo mató

Los nuevos Pixel y Pixel XL de Google son grandes terminales. Se nos acabarían los adjetivos alabando todo lo bien que pintan. En espera de probarlos, claro. Lo que no van a hacer bien es venderse.

Poco después de anunciar la fecha y precios del Pixel, Google anunció que decía adiós a los Nexus que tantas alegrías nos habían dado a los aficionados y usuarios. Pero cuando te paras a pensar, no eran los Nexus, era su precio. El Nexus 5 en especial, fue un dispositivo que arrasó en el boca a boca gracias a su precio y características. Tenía limitaciones que los nuevos Pixel o sus sucesores de gama alta como el Nexus 6P no tenían —cámara, batería, construcción de plástico endeble— pero daba igual porque el precio era irresistible.